Tardó cinco años en hacer la denuncia por temor y también por vergüenza.

Sin embargo, después de hacerlo se dio cuenta que no era la única afectada. En prisión preventiva quedó un pastor evangélico acusado de dos delitos de abu so se xual reiterados y una vio lación. Las víctimas son dos adolescentes miembros de la iglesia que lideraba.

COMPARTIR AHORA:

Add a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *