Todo lo que una madre hace por sus hijos es el reflejo de la mejor de sus intenciones. La forma en la que se esfuerza para expresar afecto, más allá de los abrazos, los besos y los mimos, muchas veces pasan desapercibidas a simple vista. El corazón de una madre se engrandece día a día con acciones de todo tipo

Procura que tus hijos no te tengan miedo. La autoridad debe basarse en una relación de respeto y no de intimidación. Si quieres ganar el respeto y la admiración de tu hijo busca siempre dialogar con él en vez de enfadarte. Deja que tus hijos experimenten y aprendan de sus errores.

La libertad es lo primero que los padres sacrifican.

Libertad para pensar en ellos mismos primero, libertad para hacer lo que quieran sin dar explicaciones, libertad para gastar dinero en caprichos, libertad… Esa libertad queda sacrificada para siempre.

Una mujer ama a sus hijos desde el momento que sabe que están creciendo en su interior, su amor empieza a crecer hasta que tiene unos valores incalculables. Este sentimiento incondicional de una madre por sus hijos es indispensable para que la vida siga en nuestro planeta, sin él, no habría nada.

COMPARTIR AHORA:

Add a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *