Lidiar con una emergencia médica no es nada fácil. El dolor y el miedo pueden apoderarse de los pacientes y en una situación así todos merecen recibir ayuda profesional.

Lamentablemente, un hombre de 45 años en Canadá fue ignorado por los médicos del Hospital Toronto’s Humber River. David Pantone llegó a la sala de emergencias sintiendo un extenuante dolor en sus piernas.

Sin embargo, le dieron de alta mucho antes de lo inesperado al asegurar que su dolor era psicológico.

“No hay palabras para describir lo que pasé esa noche”, lamentó David.

Desde que era muy joven, David fue diagnosticado con desorden bipolar. Desde entonces ha estado tomando medicamentos y ha logrado llevar una vida tranquila.

Cuando explicó esto a los médicos del Hospital, jamás imaginó que lo tomarían como una clara señal de que su dolor en la pierna era completamente fingido.

En los últimos 7 años, David no sufrió crisis alguna debido a su desorden bipolar, pero los médicos lo refirieron a una consulta con un psiquiatra.

El médico encargado de su caso, cuyo nombre no se ha revelado, aseguró que la ansiedad era el más fuerte de sus síntomas. Incluso hay un par de registros en el hospital donde indican que David ingresó por ser bipolar y no por el dolor de la pierna.

Cuando se negaron a buscar el origen de su terrible problema en la pierna, David a duras penas contaba con las fuerzas para salir del hospital.

No podía caminar y tuvo que arrastrarse con mucho dolor hasta la puerta.

Una enfermera que se encontraba allí trataba de darle ánimos para que llegase a la salida y finalmente un vigilante lo ayudó a subir al taxi. Una vez en casa la situación de David se volvió cada vez peor y una ambulancia lo trasladó al hospital Toronto Western.

“La enfermera me decía: ‘Eres un chico grande. Eres fuerte. Vamos. ¡Levántate!’. Era horrible. Me sentí desesperanzado”, dijo David.

Allí realizaron una serie de pruebas y lo diagnosticaron con un extraño síndrome. Sufre una condición en donde su sistema inmunitario ataca los nervios y los síntomas son debilidad muscular y hasta parálisis.

“Le estamos fallando a las personas con condiciones mentales. El sistema necesita trabajar seriamente para que todos aprendan a verlos como seres humanos”, dijo la psiquiatra Vicky Stergiopoulus.

Lamentamos la indignante situación que sufrió David. Nadie merece ser juzgado por una condición mental y mucho menos quedar completamente desamparado en medio de tanto dolor. Su caso debe ser dado a conocer para que muchos abran los ojos.

Esperamos que se llegue al fondo del asunto y se tomen medidas para que nadie más tenga que pasar por algo así. ¡Comparte!

COMPARTIR AHORA:

Add a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *