Sólo serán niños una vez
Como mencionaba al inicio, esta es una de las verdades y lecciones que me ha dejado la maternidad. Nuestros hijos crecen a velocidad increíble, y cuando menos lo esperamos, ya han dejado atrás una etapa más de su desarrollo.

De ser recién nacidos pasan a ser bebés, y de ser bebés pasan a ser niños, hasta que un día, nos damos cuenta que ya son preadolescentes.

La infancia es tan sólo un breve momento en la vida de nuestros hijos y en nuestra vida como padres, por lo que debemos dedicar tiempo de calidad para nuestros hijos y recordar enfocarnos en lo positivo, pues días buenos y días malos los tendremos todos, pero los momentos de alegría y risas serán los que se quedarán para siempre en nuestros corazones y en los de nuestros hijos.

Es por eso que es importante compartir tiempo con nuestros hijos, pues es justamente en la infancia, cuando podemos sembrar y comenzar a formar ese vínculo fuerte con nuestros hijos, que repercutirá en ellos por el resto de sus vidas.

COMPARTIR AHORA:

Add a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *